Todo acerca de los Seguros de las Motos de Agua

Las motos acuáticas se han convertido, con el paso de los años, en uno de los grandes atractivos y entretenimientos en diferentes partes del país. Por eso, cada vez más personas consultan y comparan las propuestas de seguros para motos acuáticas, ya que estos vehículos requieren una serie de precauciones y medidas, similares a las de un automóvil. Como hay muchas ofertas y variantes entre los seguros ofrecidos, hemos decidido volcar la información más relevante sobre los distintos seguros y otros datos importantes para tener en cuenta antes de avanzar en la compra y conducción de nuestra moto náutica.

Los seguros a todo riesgo

Un primer acercamiento al mundo de las motos acuáticas y sus seguros nos revela que la oferta principal de las aseguradoras (entre las más importantes encontramos firmas como AMV, Allianz, Axa, Mafre, Línea Directa y Catalana Occidente, son los denominados “seguros a todo riesgo”.

Los seguros a todo riesgo protegen tanto al conductor como a la moto de distintas situaciones que pueden ocurrir. Son seguros mucho más abarcativos que el obligatorio, que por ley únicamente exige todo lo relativo a la Responsabilidad Civil en accidentes que involucran a terceros. Al tratarse de vehículos ocasionales, las motos de agua están expuestas a mayores riesgos que una moto tradicional que usamos para circular por la calle, por eso un seguro a todo riesgo puede restarte dolores de cabeza relacionados con averías y problemas cotidianos de este tipo de embarcación.

El seguro, una obligación

Es importante tener en cuenta que la ley exige, para una embarcación de recreo o deportiva como es el caso de la moto acuática, debe tener asegurada la responsabilidad civil. Así está establecido en el Real Decreto 607/1999. Así que para circular sin complicaciones, tenemos que tener el seguro de la moto náutica al día. Incluso si no la usamos, al estar atracada, también debe contar con el seguro vigente.

Asistencia en casos especiales

La principal ventaja de los seguros contra todo riesgo es que incluyen cobertura ante situaciones puntuales. Por ejemplo reflotación o remolque cuando es necesario, protección y cobertura de reparaciones en caso de accidentes. Cada empresa puede añadir más o menos beneficios en el desarrollo de sus pólizas contra todo riesgo, así que allí entra en juego nuestro propio interés en comparar y entender lo que ofrece y diferencia a cada una de las aseguradoras.

¿Qué precios tienen los seguros de motos acuáticas?

Nuevamente entramos en un terreno complejo, ya que las distintas aseguradoras pueden ir modificando los precios de sus pólizas en base al bien a asegurar y a los requisitos del cliente.

A la hora de evaluar el precio de un seguro para moto acuática se toman en cuenta distintos parámetros:

  • Año de fabricación de la moto acuática
  • Fecha de compra y matriculación
  • Número de plazas
  • Potencia del motor
  • Lugares o distancias por las que navega
  • Valor total del vehículo
  • Mes o meses que la vas a utilizar

Con estos parámetros, las diferentes empresas de seguros ofrecerán un plan adecuado a cada tipo de usuario. El promedio de valor de una póliza puede ir desde los 120 € con Responsabilidad Civil obligatoria, defensa jurídica y remolque, hasta coberturas más costosas contra todo riesgo.

En los últimos años la competencia del segmento de seguros ha ido incrementándose, y eso significa que los clientes tienen mayores opciones y alternativas, no debiendo elegir simplemente un modelo de póliza, sino pudiendo comparar realmente las ofertas para alcanzar el mejor precio y la mejor cobertura según el tipo de uso que planee darle a la moto acuática.

Seguros para motos náuticas alquiladas o de competición

En el caso de una moto de agua que alquilamos de forma temporal, allí también necesitaremos un seguro. En estos casos se trata de pólizas por tiempo reducido, que incluyen el seguro de accidentes. En el caso de las motos de alquiler, la tramitación se suele realizar en el mismo proceso de alquiler, y se abona junto con la tarifa de alquiler del vehículo. Si no se tiene el seguro, la moto acuática no puede circular.

¿Qué multas caben por incumplir la obligación de un seguro?

Las multas para aquellas personas que circulan o tienen una moto atracada en el puerto sin el seguro al día, pueden ascender a los 20.000 euros. Estas fuertes sumas están pensadas para disuadir a cualquier persona que busque ignorar el procedimiento del seguro para el vehículo acuático. Es preferible cobrar una murta alta y aleccionadora, que esperar a que las personas simplemente se den cuenta del riesgo que suponen al navegar sin el seguro al día. Al igual que cuando hablamos de vehículos terrestres.

Comparando precios y compañías

El mercado de las pólizas de seguro para motos acuáticas es muy competitivo, por eso las principales empresas realizan estudios de mercado y ofertas muy diversas para acoplarse al tipo de usuarios objetivo. Cada empresa pone énfasis en aspectos y situaciones concretas, siempre buscando ofrecer un balance entre los riesgos y la cobertura, adaptando así el precio de la cuota al tipo de protección requerida.

Entre los parámetros más habituales a considerar para elegir una empresa de seguro acuático debes tener en cuenta que existen distintos niveles de protección. Por ejemplo, la denominada “Responsabilidad Civil Voluntaria” es una cobertura similar a la obligatoria tradicional, pero con mejores garantías.

También está el “seguro de accidentes”, una póliza recomendada especialmente para motos de agua para alquilar. Garantiza cobertura para el conductor y el ocupante, habilitando a la empresa aseguradora a hacerse cargo de la indemnización adecuada para el vehículo, los ocupantes o sus familiares en caso de ser necesario.

El modelo de seguro “Reclamación por daños y defensa jurídica” cubre los gastos judiciales así como las reclamaciones y las defensas ante la justicia que fueran requeridas en caso de algún accidente con la moto de agua. Los otros tres modelos de póliza son bastante fáciles de entender con sus propios nombres: “Asistencia marítima” (que incluye salvamento de pasajes y remolque en caso de accidentes), “Reflotación” (cubriendo los gastos de remolque y reflotación de la moto en caso de ser necesario), y “Daños propios” (la cobertura mayor, a todo riesgo, que indemniza por todo daño que pueda sufrir la moto y sus ocupantes.

 

Comentarios

mood_bad
  • Todavía no hay comentarios, sé el primero 😃
  • Déjanos tu comentario