Guía completa para comprar tu Moto de Segunda Mano

Comprar una moto acuática de segunda mano no es muy complicado, pero existen algunos conceptos, trámites y cuestiones a tener en cuenta. En esta guía abordaremos cada una de ellas con detenimiento, para que puedas consultar y asegurarte de estar siguiendo correctamente todos los pasos para comenzar a disfrutar de la emoción y las aventuras que puede brindar una moto de agua. Aquí encontrarás indicaciones técnicas, administrativas y legales relacionadas con la compra de una moto de agua con su dueño anterior, una moto acuática usada que, para no tener ningún tipo de problema, deberás registrar y tener siempre  con los papeles al día. Te contamos cuáles son y cómo llevarlos adelante.

Elige el tipo de moto que buscas

¿Quieres una moto de agua usada para empezar a practicar en el mundo profesional? ¿Te gusta salir de paseo con amigos por el agua? ¿Quieres hacer deportes acuáticos? La respuesta a esta pregunta determinará cuál es el tipo de moto acuática que mejor se adapta a tus necesidades. Hoy en día, la mayoría de las motos acuáticas tienen motores de 4 tiempos, los motores de 2 fueron populares en las motos de agua de la década del 90, así que si te ofrecen una moto con estas características, ten en cuenta que seguramente se motor ya ha sido reparado. También debes escoger si buscas una moto de agua para 2 o 3 pasajeros, las hay también para 1, pero son menos habituales y bien específicas para competencias de carreras.

Revisa el estado general de la moto acuática

No se recomienda, al avanzar en la compra de una moto acuática de segunda mano, realizar pagos por adelantado o dar una señal. Siempre es mejor ser precavidos y revisar el estado general de la moto, incluso si tenemos un amigo con conocimientos mecánicos, o nosotros mismos, podemos hacer una revisión general para asegurarnos que todo esté en condiciones. La clave es el funcionamiento del motor, ya que es el corazón del vehículo. El casco, revisa que no tenga abolladuras o golpes.

Corrosión y oxido

Dos enemigos a tener en cuenta en la compra de tu moto acuática de segunda mano.  Lo cierto es que es relativamente simple evitar el óxido y la corrosión en los materiales de la moto acuática, siempre y cuando sigamos un cuidado regular de los componentes del vehículo. Las causas principales de la corrosión son los tornillos sueltos y el agua salada. Con una buena cobertura y cuidado regular, las motos acuáticas no deberían presentar signos de ninguna de estas dos cuestiones. Si el vendedor tiene un vehículo con estas señales, ten cuidado.

Te puede interesar
En nuestra plataforma podrás comprar y vender motos usadas, tan solo tienes que ir a nuestro apartado de Segunda Mano y ver todos los anuncios. Puedes acceder desde aquí

Condiciones del casco

Evita cascos con roturas o grietas. La presión que se ejerce sobre una moto acuática en funcionamiento hace que cualquier grieta pequeña pueda ampliarse a medida que utilizamos más seguido el vehículo. 

Negociar es comprar bien

Si nunca antes compraste una moto acuática, el vendedor puede querer usar sus conocimientos y experiencia para convencerte de un precio o una compra determinada. No olvides que el dinero es tuyo y debes quedar satisfecho con las respuestas a tus preguntas y dudas. Es recomendable hacer una revisión del modelo y tipo de moto acuática que nos están vendiendo, consultar con otros compradores, en webs o foros, y así tener una mejor idea de lo que nos están tratando de vender.

Es una decisión importante, no tengas prisa alguna

Comprar una moto acuática es una decisión importante, y es normal sentirse ansioso y entusiasmado. Por eso, tomate todo el tiempo necesario antes de decidir hacer el desembolso. Lo agradecerás en el futuro, cuando veas que la moto de segunda mano que compraste no tiene fallas o grietas que con un poco más de inspección o paciencia habrías podido detectar.

Adquiere un seguro náutico

Para evitar accidentes y malos momentos en la circulación con la moto acuática, es conveniente contar con un seguro náutico para motos de agua. De esta forma estaremos protegidos antes de embarcar o salir a navegar. Las compañías aseguradoras tradicionales ya cuentan, a día de hoy, con variantes específicas para motos de agua y otras embarcaciones, así que resta escoger el modelo que mejor se adapte a tus necesidades. La recomendación más habitual son los seguros de Responsabilidad Civil Obligatoria. Si quieres saber mas del tema te dejamos abajo un botón de un articulo explicando.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios.
  • Añadir un comentario