Como Invernar una Moto de Agua en 7 Pasos

Cuando el calor empieza a retirarse, llega la hora de cuidar nuestra moto de agua y prepararla para invernar. Se trata de dejarla almacenada de tal modo que no requiera ningún tipo de cuidado extra, lista para hacer las revisiones y puesta en marcha una vez que empiece de nuevo la temporada de calor. En este post te contamos, paso a paso, como llevar a tu moto acuática a una hibernación segura, y así proteger su funcionamiento por varios años.

Añade estabilizador de combustible

Tienes dos opciones en relación al combustible, o dejas el tanque lleno hasta el tope, o casi vacío. En cualquier caso, deberás añadir un estabilizador de combustible acorde a las medidas que explica cada producto. El objetivo es evitar que el tanque y el combustible se dañen. El estabilizador de combustible se añade antes de enjuagar la moto de agua.

Limpiar la moto de agua

Cada moto de agua tiene su propia boca y entrada para manguera, lo importante es realizar una limpieza de tal modo que no queden objetos o suciedad obstruyéndola moto. También puedes utilizar anticongelante para garantizar mayor protección en la limpieza de nuestro vehículo. En motos de agua de la firma Yamaha se necesita un adaptador especial para la manguera, al igual que en modelos viejos de Sea-Doo y Kawasaki.

Ten cuidado cuando utilices anticongelante. Es muy resbaladizo. Si puedes, realiza este proceso sobre un suelo que no resbale mucho también puedes utilizar un recipiente bajo la parte trasera de la moto acuática para recoger lo que se derrame.

Drenar el agua del motor

Que no quede nada de agua en el motor es fundamental para que su invernación sea más segura. El proceso se realiza encendiendo la moto acuática varias veces, pero fuera del agua. La idea es que el motor no quede con ninguna gota de agua que pueda, en el tiempo en que estará inactiva, generando óxido u otras complicaciones.

Mantenimiento general 

Antes de realizar la invernación de nuestra moto acuática, es importante hacerle una limpieza profunda, con abundante agua dulce, jabón, antisalinizante y una esponja. También puedes aplicar una capa de cera para que cuente con una capa de protección extra frente a polvo y otros agentes externos.

Lubricación para partes móviles

Para ahorrar en gastos una vez que volvamos a utilizarla, es recomendable aplicar lubricante en las partes móviles. El objetivo es evitar que se oxide, y cuando volvamos a utilizarla la capa de lubricante ayuda a que los movimientos sean mucho más suaves.

Cubre la moto

Por el tiempo que vaya a estar parada la moto, es indispensable que la mantengas bien protegida frente a inclemencias del clima. Por eso, las mantas o fundas especialmente diseñadas para proteger vehículos son muy útiles. Además, ayudan a que no haya que hacer una limpieza tan a fondo cuando volvamos a utilizar la moto acuática.

Arranca el motor de forma regular

Pese a que no la vayamos a usar, para que no quede tanto tiempo sin usarse y las partes se dañen, es recomendable que te tomes algunos minutos, cada cierto tiempo, para encender el motor. Hacerlo funcionar ayudará a alargar su vida útil.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios.
  • Añadir un comentario